El Catafracto

El Catafracto

domingo, 10 de abril de 2011

Libros: El Libro de Enoc - Investigando el pasado de la humanidad

El Libro de Enoc (o Libro de Henoc, abreviado 1 Enoc) es un libro intertestamentario, de la Biblia de la Iglesia Copta pero no es aceptado como canónico por las demás iglesias cristianas a pesar de ser parte de la Septuaginta. Las únicas versiones íntegras de este libro que se conservan están en ge'ez y copto, lenguas litúrgicas de la Iglesia copta, pero son conocidas varias partes en griego, siríaco, armenio, árabe y latín. Además han sido encontrados varios fragmentos en arameo y uno en hebreo (4Q317), en Qumrán. La tradición atribuía su autoría a Enoc (transcrito también como Henoc o en inglés Enoch), bisabuelo de Noé.

Este libro es considerado apocrifo. El término apócrifo (griego: απόκρυφος; latín: apócryphus; castellano: oculto) ha sido utilizado a través de los tiempos para hacer referencia a algunas colecciones de textos y de escritos religiosos sagrados surgidos y emanados en contextos judíos o cristianos, que no han sido incluidos en el canon del Tanaj judío hebreo-arameo, de la Biblia israelita Septuaginta griega, así como tampoco de ninguna de las distintas Biblias usadas por distintos grupos de cristianos.

No se puede juzgar un libro si primero no se ha leído atentamente, de modo que aquellos que no han leído nunca el libro de Enoc no saben lo que se pierden.

Cuando usted conozca el libro de Enoc entonces podrá juzgar si este libro es inspirado y revelado por Dios, o no lo es, y el propósito de estos textos tomados del libro profético de Enoc es que usted conozca las impresionantes y fascinantes profecías escritas por el profeta Enoc, séptimo desde Adán, hace unos 5.500 años.

Este libro profético de Enoc fue entregado por el propio Enoc a su hijo Matusalén, y este a su vez se lo entregó a su hijo Lamec, y este a su hijo Noé, el cual, como es lógico, lo llevó dentro del arca cuando ocurrió en diluvio mundial, y este libro de Enoc ha llegado así hasta nuestros días, posiblemente algo alterado en algunos de sus pasajes, pero en conjunto sus profecías son exactas y asombrosas.

Enoc describió proféticamente la futura  segunda venida del Cristo con sus ángeles, para juzgar al mundo, y también anunció la creación de los nuevos cielos y de la nueva tierra que vendrá después del Milenio, y donde ya no existirá la maldición ni la muerte. Todo esto lo veremos más adelante, cuando estudiemos esos fascinantes pasajes de Enoc y los comente.

Cuando el apóstol Judas, hermano de Jacobo (Jud.1:1) hizo referencia al libro de Enoc él estaba citando una PROFECÍA DICHA POR ENOC, en la cual se hace referencia a la futura SEGUNDA VENIDA GLORIOSA DEL CRISTO con sus ángeles, para hacer juicio sobre el mundo (Jud.1:14-15), y esto significa que para los apóstoles de Cristo, y para los cristianos de los cuatro primeros siglos, Enoc era considerado un verdadero PROFETA de Dios muy especial. Por eso es que los cristianos de los cuatro primeros siglos, y especialmente los principales "padres de la Iglesia", tenían en gran estima dicho libro de Enoc.

¿Quien escribió dicho libro de Enoc, y cuando se escribió?, si lee usted el libro de Enoc verá que es el propio Enoc, séptimo desde Adán, quien lo escribió, pues es él quien lo está narrando, por lo tanto, esa creencia tan extendida entre católicos y protestantes de que el libro de Enoc fue escrito en el siglo 2º A.C. durante el período “intertestamentario” por algún misterioso judío falsario que se hacia pasar por Enoc no es más que una gran patraña, una espantosa mentira, inventada con el fin de destruir el valor profético deL libro de Enoc, ¡no existe ninguna prueba de que el libro de Enoc se escribiera en el siglo 2º A.C.!, al contrario, el contenido interno del libro indica que fue el propio Enoc, séptimo desde Adán, quien lo escribió. Esto significa que el libro de Enoc ¡TIENE UNOS 5.500 AÑOS DE ANTIGÜEDAD aproximadamente!, ya que Enoc nació 622 años después de la creación de Adán (Compendio Manual de la Biblia, de Halley, p.70, Casa Bautista de Publicaciones). ¡Esto significa que el libro de Enoc es el libro más antiguo de la tierra! Si el libro de Enoc fuera del siglo 2º A.C. ¡entonces el apóstol Judas JAMÁS habría dicho que ese Enoc era el séptimo desde Adán!

Igualmente pasajes del libro de Enoc son citados en la famosa epístola de Bernabé, en los escritos de Justino Mártir (100-165), es mencionado por Atenágoras (170); por Ireneo, Obispo de Lyon (115-185); por Clemente de Alejandría (150-220); por Tertuliano (160-230); por Lactantio (260-325) y muchos más "padres de la Iglesia", lo cual demuestra que ellos creían en dicho libro, y era leído en las iglesias durante los cuatro primeros siglos de cristianismo. La razón por la cual este libro profético no fue añadido al Canon del Nuevo Testamento es porque no fue escrito por ninguno de los apóstoles del Cristo, o por ningún cristiano cercano a dichos apóstoles.

Surge ahora una pregunta lógica: ¿como sobrevivió entonces el libro de Enoc al Diluvio?, como veremos después, el propio libro de Enoc dice que este libro profético pasó por herencia familiar al hijo de Enoc: Matusalén (Gen.5:21), y este se lo pasó a su hijo Lamec (Gen.5:25), ¿y quien fue el hijo de Lamec?, ¡fue NOÉ! (Gen.5:28-29). Por lo tanto, como HERENCIA FAMILIAR el libro profético de Enoc llegó a manos de Noé, y este lo llevó en el arca cuando llegó el diluvio mundial, en el año 600 de la vida de Noé (Gen.7:6).

Estoy absolutamente convencido que el libro de Enoc es inspirado por Dios, y de un valor profético impresionante, no es extraño que el apóstol Pablo dijera que Enoc fue arrebatado por Dios, para no ver la muerte, porque agradó a Dios (Heb.11:5), ¡Dios se llevó a Enoc fuera de la tierra!, porque él ANDUVO CON DIOS, es decir, fue el hombre más fiel y justo de esa generación, una justicia que Noé también heredó, y por eso Dios lo sacó de este planeta, para llevarle a otro planeta, como veremos después, y en ese lugar el ángel Miguel le mostró los misterios del Cosmos, y el lugar donde nacen las estrellas.

Las revelaciones proféticas que Dios le dio a Enoc no contradicen la Biblia ni el Evangelio en absoluto, sino que armonizan con las profecías de la Biblia, y los relatos históricos del libro de Enoc lo que hacen es complementar detalles que la Biblia omite. El propio Enoc, como veremos después, MILES DE AÑOS ANTES DE LA VENIDA DEL CRISTO, ya mencionó el ascenso del Cristo al cielo, después de resucitar, y su futura venida gloriosa a la tierra, para sentarse en su trono de gloria a juzgar a las naciones, algo que el propio Cristo también anunció (Mt.25:31-46), y no solo habló Enoc de la futura segunda venida del Hijo del hombre para sentarse en su trono de gloria, sino que también mencionó de forma metafórica la historia del pueblo de Israel cuando vivió esclavizado en Egipto y cuando Dios lo sacó de ese país por medio de Moisés MILES DE AÑOS ANTES DE QUE ESTO OCURRIERA. También describió de forma metafórica la historia del pueblo de Israel.

También Enoc describió la corrupción del mundo en la época antediluviana, y las razones por las cuales el mundo de entonces se hundió en la violencia y maldad más espantosa, algo que es mencionado también en el Génesis (Gen.6:11-13). Enoc y el propio Génesis mencionan que los hijos de Dios descendieron del cielo para procrear con las hijas de los hombres (Gen.6:1-2), y Enoc llamó a esos hijos de Dios "los vigilantes del cielo", porque la misión de ellos es vigilar al ser humano y protegerlo, sin embargo, un grupo de esos ángeles decidieron un día descender a la tierra para fornicar con las hijas de los hombres y engendrar una nueva especie sobre la tierra, una nueva raza de gigantes, incluso el libro de Enoc menciona el número de esos ángeles malvados que descendieron a la tierra, sobre el monte Hermón: fueron 200, los cuales tomaron para sí las mujeres más hermosas del planeta, y de esa unión sexual de esos ángeles extraterrestres con las mujeres terrestres nació una nueva raza de GIGANTES de una maldad y violencia indescriptible.

Esos "vigilantes del cielo" que descendieron a la tierra para procrear con las mujeres terrestres enseñaron a los humanos todo tipo de conocimientos ocultos, hechicerías, y magia satánica, así como a fabricar todo tipo de armas de guerra para luchar entre ellos, y de esta manera el mundo de la época antediluviana se llenó de maldad y de violencia, entonces es cuando el Creador supremo, decidió exterminar a todos los seres humanos malvados, así como a los gigantes, con un diluvio de agua que cubrió todo el planeta, y a esos ángeles rebeldes que se corrompieron con las mujeres de la tierra los encadenó en prisiones abismales, hasta el día del juicio. Todo esto lo veremos más adelante, cuando leamos el libro de Enoc.

Esta versión seleccionada del libro de Enoc que hoy publico en Internet ha sido traducida al castellano desde dos versiones inglesas, editadas por Robert H. Charles y Hedley F. Sparks, y desde la versión francesa de François Martin; las tres a su vez traducidas de los manuscritos etíopes, cotejados con manuscritos griegos; corregidas además estas versiones de acuerdo con los manuscritos arameos de Qumrân (4QEn - 4QEnastr), editados por Josef T. Milik.


Esta version es interesante ya que contiene comentarios que pueden facilitar cierta informacion para la gente que no conoce mucho sobre teología. Util tambien para el estudiante o creyente que quiera utilizar el texto para su estudio.


---------------------------------------------------------------------------------------------

 Cuando uno sabe que dicho libro pertenece a los denominados “libros apócrifos”, uno lo observa con cierto recelo, ya que no pertenece a los textos supuestamente inspirados. Aun con ese recelo a cuestas pero con cierta información de lo que trata el libro, la tentación de leerlo y estudiarlo era un gran desafió que no podía dejar pasar.

Y el desafió sin duda era algo digno de ser hecho. Si hay algo que nunca me quedaba del todo claro eran los primeros capítulos del Génesis, los cuales tratan los tiempos primitivos, los tiempos antediluvianos de una forma muy somera; muy superficial.

La mayoría de los hombres contemporáneos conocemos muy bien la historia oficial que nos enseñan desde pequeños acerca de los tiempos primitivos, la progresión de los primeros hominidos evolucionados milagrosamente en hombres, la historia de los dinosaurios, etc. Es el paradigma “políticamente correcto” que la ciencia impuso como valido.

Pero volviendo al libro que estamos tratando; estamos hablando precisamente del texto más antiguo que se ha escrito, aun mucho antes que se hayan tenido los primeros escritos conocidos por el hombre durante las primeras civilizaciones conocidas. Y cuando uno, precisamente conoce como esta manipulada la historia y la religión; cuando son impuestos nuevos paradigmas de reciente concepción vistos como validos por la ciencia, etc; uno tiene el beneficio de la duda, y es esta la que nos abre nuevos horizontes y nuevas perspectivas para ampliar nuestros conocimientos.

Este libro es fascinante. Yo lo considero valido, ya que ha sido mencionado por grandes profetas del nuevo testamento. Además coincide su texto con varios versículos del antiguo y nuevo testamento. Después, todo es cuestión de fe amigos.

Pero si analizamos este libro desde un lado más terrenal, sin la óptica religiosa, podemos sacar algunos puntos muy interesantes para ser estudiados.

Cuando la gente habla acerca de los orígenes de la construcción de las pirámides u otros monumentos megalíticos de colosales tamaños, las respuestas son de lo más variopintas. Sin embargo, por lo general, la creencia más común, mas simplista y  fácil es creer que extraterrestres u otros tipillos de color verde fueron los creadores de dichas estructuras. Si la gente conociera este libro, tal vez la percepción de sus creencias o lo que les han inculcado como aparentemente valido, replantearía una nueva o renovada concepción de ideas o creencias.

¿No es más creíble que una raza híbrida de gigantes hayan sido los creadores de las pirámides?
Si… me imagino que más de uno tendrá dibujada una sonrisa socarrona cargada de escepticismo; pero… ¿creer en extraterrestres no tendría que provocar el mismo escepticismo?

Yo creo que es un libro muy bueno para estudiar y saber los acontecimientos de la prehistoria. Sin embargo debo concluir – a pesar del escéptico – este es un libro que en primer lugar es de contenido teológico. Esto significa que debe ser discernido por el espíritu, ya que se debe leer junto con la Biblia (la Biblia no debe leerse como un libro de forma literal), con la cual posee enormes paralelismos. Para los que son creyentes o estudian teología, la lectura del libro les resultara sumamente interesante. Para la gente no religiosa, es un buen libro para leer y para ver otro prisma no conocido y no dado a conocer, ya que este libro siempre ha circulado bajo el secreto y la clandestinidad (pero debo decir que el texto esta plagado de simbología, que el profano en estas lides obviamente no entenderá muchas cosas).

Queda a criterio de cada quien la veracidad de este escrito. Si tenemos en cuenta previos conocimientos teológicos y también conocimientos antropológicos, arqueológicos y de filología, la opinión del libro, quedara determinada a dichos conocimientos (debo recordar que el conocimiento científico dado como valido, posee enormes falencias reconocidas por varios hombres de ciencia que hoy son relegados o desacreditados por la misma comunidad científica). Para el creyente – si bien remarco que es un libro apócrifo -, es un escrito de gran importancia para amplificar la fe y los conocimientos.



2 comentarios:

  1. buenicimo tu articulo hay que sacar la verdad a luz que dios te bendiga mi corr es giovamelani@hotmail.com

    ResponderEliminar
  2. LO QUE YO NO ENTIENDO ES POR QUE SI LA BIBLIA DA REFERENCIA SOBRE EL PROFETA ENOC EN LAS ESCRITURAS,POR QUE EXCLUYERON EL LIBRO DE ENOC ,SI ELLOS MISMOS DICEN QUE ENOC ERA UN GRAN PROFETA DE DIOS,ME PARECE QUE ALGO QUISIERON OCULTAR QUE NO LES CONVENÍA,QUISIERA SABER QUIENES LO EXCLUYERON Y POR QUE,ASÍ HEMOS VIVIDO A TRAVÉS DE SIGLOS,MANIPULADO POR LA IGLESIA CATÓLICA,PERO TODO VA A SALIR A RELUCIR

    ResponderEliminar